AL DÍA

7 FEBRERO DE 2018

Los marineros que salvaron sus vidas por tomar mate

Se sabe que los barcos que antiguamente salían desde América del Sur eran los únicos cuyo pasaje no moría por escorbuto, enfermedad que se produce por la falta de vitamina C. ¿El motivo? Habían consumido toda su vida hierba mate, infusión hecha con hojas de una planta originaria de las cuencas de los ríos Paraná, Paraguay y el curso superior de Uruguay. Previamente secadas, cortadas y molidas forman la yerba mate, que tiene un sabor amargo debido a los taninos de sus hojas.

La costumbre de tomar esta bebida venía de los guaraníes, que usaban una caña perforada para beberla. Es un gran aliado de los argentinos desde tiempos inmemoriales para cuidar su salud y, además de ser antioxidante, protege el sistema inmunológico, posee un efecto estimulante debido a la cafeína y tiene propiedades digestivas y depuradoras.

Fue adoptado rápidamente por los colonizadores españoles y quedó como parte del acervo cultural en Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay, donde más se consume, y también en algunas zonas de Brasil y Chile.

Tradicionalmente, el mate se bebe caliente con una especie de pajita, denominada “bombilla”, que se coloca en un recipiente denominado, según la zona, “mate”, “cuya”, “porongo” o “guampa”, que contiene la infusión.

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. x