AL DÍA

31 MAYO DE 2018

¿Sentimos hambre o apetito?

Son sensaciones, están relacionadas con el sentido del gusto y son respuestas del organismo que tienen que ver con comer pero, sorpresa, hambre y apetito no son lo mismo. Sabemos que estaréis tan extrañados como nosotros, pero es así.

Si alguna vez os habéis sentido mareados, con dolor de cabeza, habéis tenido molestias en el estómago y se apoderó de vosotros el mal humor eso, amigos, era HAMBRE.

Si, en cambio, pasabais frente a una pastelería a las 11 de la mañana y el perfume de dulces recién horneados golpeó vuestro olfato, con una respuesta inmediata en el estómago y con la mano lista para sacar el billete de la cartera, eso era APETITO.

Nos cuenta Beatriz Beltrán, profesora del departamento de Nutrición, de la Facultad de Farmacia, de la Universidad Complutense de Madrid, que el hambre es una sensación “dolorosa” del organismo que manifiesta exteriormente la necesidad de tomar alimentos (proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales) que necesita parar mantenerse vivo y activo.

El apetito, en cambio, es un deseo psicológico de comer por placer, que se despierta tras recibir un estímulo agradable a partir de un alimento. Esta reacción psicológica puede no ser una necesidad fisiológica de nutrientes sino eso que llamamos “antojo”.

Asegura Beatriz que es muy fácil que confundamos ambas sensaciones –ya estáis asintiendo con la cabeza– pero la clave está en aprender a controlarnos. Por ejemplo, si después de un buen desayuno aún os apetece ese bollo de chocolate, lo que tendréis que lograr es no caer en la tentación y vencer ese fugaz (y traicionero) apetito.

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. x