PRODUCTOS

15 MARZO DE 2017

Shiso, la albahaca japonesa

Utilizado en otro tiempo con fines terapéuticos y ornamentales, el gran valor del sisho, también conocido como albahaca japonesa, está hoy en el ámbito culinario.

Lejos de parecerse a su homóloga empleada en platos tan mediterráneos como la pizza margarita o la ensalada caprese, el shiso o albahaca silvestre se encontrará allá donde se usen dos palillos para comer. Se trata de una planta de hojas grandes en forma de lágrima y bordes dentados que se utiliza en la cocina oriental, sobre todo en la japonesa, coreana y del sudeste asiático, para dar un toque aromático a los platos.

Sus hojas pertenecen a la perilla, una planta anual de la familia de las lamináceas como la menta, con la que además comparte matices aromáticos, cuyo cultivo se da principalmente en la India y Asia Oriental.

Existen dos tipos de sisho: el verde o ojiso, que se utiliza como guarnición para el sashimi e incluso puede ser cocinado en tempura; y el rojo o akajiso -en realidad de color púrpura-, que se considera una variedad atípica, con un sabor que recuerda al comino y se suele emplear junto al umeboshi (una ciruela roja fermentada) o con berenjenas en escabeche. También es habitual tomarlo en sopas, con arroz o molido para hacer una salsa de pesto a saltear después con tallarines.

Tanto crudo como cocinado las opciones son infinitas y el resultado es delicioso. Siempre aportará un toque mentolado y anisado, parecido al del hinojo.

Apunte nutricional: esta planta presenta propiedades antialergénicas además de para tratar enfermedades del hígado. También es rica en hierro y calcio.

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. x