PRODUCTOS

7 MAYO DE 2018

Asia y América: leche de coco

Tailandia, Malasia, Indonesia, Filipinas, La India… Panamá, Venezuela, Colombia, Puerto Rico, Nicaragua… La leche de coco forma parte de los recetarios tradicionales de países asiáticos y americanos desde tiempos inmemoriales. Su versatilidad la convierte en protagonista por igual de un tradicional curry hindú, del pollo tikka masala o de un sancocho de pescado típico colombiano.

Se elabora a partir de la pulpa triturada del coco y nada tiene que ver con el agua de coco, que es el jugo que se aloja en la cavidad del fruto de forma natural. Se puede preparar de forma casera añadiendo agua y llevando a ebullición el coco rallado bien fino durante unos 30 minutos. Una vez infusionado se filtra y conserva frío. Sin embargo, lo más común es que se opte por leche de coco ya envasada que se encuentra prácticamente en cualquier gran establecimiento de alimentación.  

En los últimos años se ha convertido en un ingrediente cada vez más común en nuestras despensas. Su textura cremosa y su ligero matiz dulce le hace muy versátil en la cocina y permite incluirla en infinidad de platos de cualquier cultura, o sumarlo a cremas y salsas -tanto dulces como saladas- como sustitutivo de las más comunes nata y mantequilla. Además, no contiene lactosa por lo que resulta perfecta para preparar batidos y bebidas vegetales y, también, como aliado en coctelería.

Apunte nutricional: la leche de coco es bastante calórica y contiene un alto índice de grasas saturadas. Su principal interés reside en su contenido en minerales, como el fósforo o potasio.

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. x