PRODUCTOS

12 DICIEMBRE DE 2016

Nécora, el cangrejo refinado

Muchos la encontrarán en la mesa estas Navidades, seguramente cocida y partida en patas y caparazón. Puede que éste, a su vez, esté relleno con su propia carne y aderezado con unas gotitas de limón, un poco de huevo cocido y un chorrito de manzanilla.

Este pariente del cangrejo (Necora puber) está en su mejor momento, pues la temporada de pesca de la nécora se extiende de julio a diciembre. La de mayor calidad es gallega, se pesca en las Rías Baixas y otras costas pedregosas del Atlántico, preferiblemente de noche, ya que durante el día están escondidas. Normalmente se capturan con nasas pero en algunas rías utilizan ‘el bou de vara’, un arte de arrastre artesanal que consiste en una red remolcada con la embarcación. Si son gallegas será fácil de diferenciar al comprobar que su caparazón es plano, duro y arropado con una gustosa vellosidad aterciopelada que se extiende por toda su cáscara.

La nécora tiene cinco pares de patas, siendo las primeras dos fuertes pinzas que utiliza para defenderse y agarrar su alimento, tanto algas como otros peces pequeños, no hace ascos a nada. Es en ellas dónde se encuentra su carne más jugosa. Se trata de un animal ovíparo y con su abdomen se diferencia claramente su género: los machos lo tienen triangular y de un color más claro, mientras que en las hembras es redondeado y más ancho.

Aunque resulta difícil de pelar, incluso cocida, la finura de su carne la convierte en uno de los productos gourmet más demandados en Navidad.

Apunte nutricional: la nécora es uno de los crustáceos que presenta mayor contenido en proteínas y grasas. De estas últimas destaca el aporte de ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y un contenido en colesterol moderado y menor que en otros animales del mar como cigalas o langostinos.

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. x