REPORTAJES

4 MAYO DE 2018

Por Silvia Artaza

Descubriendo el Mercado de la Merced en Málaga

Música, cine, teatro, artes plásticas y gastronomía se combinan en un espacio que tiene por objetivo reavivar la zona centro de Málaga con nuevas experiencias.

Es noticia en la ciudad, aunque la histórica Plaza de la Merced siempre ha estado vinculada con la actividad comercial desde el paso de los romanos. Su actual mercado fue inaugurado en 1985 y acaba de ser re-conceptualizado para convertirse en un lugar de encuentro social donde fluyen sinergias entre la cultura y la cocina. Un espacio que nace con vocación de imprimir energía al centro de Málaga, cerrando con nuevas experiencias el circuito monumental de la ciudad, entre la Casa Museo de Picasso y el Teatro Cervantes.

El Mercado de la Merced ofrece más de 20 puestos gastronómicos, de buen producto, cocina local e influencia extranjera. Un abanico de opciones que van desde el clásico pescadito frito a la cocina asiática, pasando por coctelería y buenos vinos. Hay corners especializados, como La Croquetería, con sus exitosas variedades de croquetas entre las que encontramos, por ejemplo, de trufa y espinacas, chivo lechal de Málaga o queso con membrillo; otros de sabores del mundo, como el japonés Okami, con una oferta que va más allá de sushi y que contempla recetas como ramen, okonomiyaki o dulces dorayakis; o Vegetalmente, puesto especialmente pensado para vegetarianos y veganos que rinde culto al slow food con propuestas como ensaladas de lechugas vivas o zumos saludables.

Entre la oferta gastronómica destaca con estrella la que podemos encontrar en Arequipa, la nueva aventura del chef Diego Gallegos del restaurante Sollo en Fuengirola. Raíces brasileñas, fusión asiático-latina, notas chifa y nikkei se concentran en la propuesta más informal de este reconocido cocinero, que irá rotando cada tres meses. Kimchee de ahumados con lima y huevas de salmón o gyoza de sobrasada de pescado con caldo dashi son algunas de las sugerentes recetas que ofrece.

Esta nueva iniciativa aboga por la tendencia y las nuevas formas de comer y relacionarse, pero también por la tradición. Así lo demuestran sus 17 puestos de abastos, recuperados de los más de 80 con los que contaba el mercado en sus mejores tiempos.

Y como complemento a la parcela gastronómica, El Mercado de La Merced ha creado la llamada Aula Cultural, un espacio pensado para la divulgación de actividades culturales, abierto y dinámico. Por él han pasado en estos meses exposiciones como la del fotógrafo bilbaíno Juan Antonio Isla o del fotoperiodista español Manuel Brabo, ganador de un Premio Pulitzer.
 

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. x