REPORTAJES

22 NOVIEMBRE DE 2016

Arte y gastronomía: comer en museos

El arte y la gastronomía tienen mucho en común. Y es que la cocina podría elevarse a la categoría de arte en muchos casos, pero no vamos por ahí. Nos adentramos en aquellos museos que nos proponen toda una experiencia artístico-gastronómica. Y es que cada vez mas museos de todo el mundo añaden a sus exposiciones, la posibilidad de degustar los mejores platos.

El Museo Guggenheim de Bilbao, obra de Frank Ghery dispone de dos espacios dedicados a los menesteres culinarios. El Nerúa, con su propuesta de vanguardia, firmada por Josean M. Alija, quien apuesta por una cocina revolucionaria e innovadora. Para él es esencial analizar los productos en profundidad, conocer su origen, sus usos, sus propiedades y su potencial. Ofrece varios menús: 9 productos (95€), 14 productos (130€), 21 productos (155€) y también se puede comer a la carta. Por su parte, el Bistró es una propuesta mas informal, dentro de un espacio vanguardista e innovador, pero también de alta cocina. Se puede optar por 2 menús, el que incluye entrante, plato principal, postre, pan y bebida (26,50) o el exprés (plato principal y postre 19,50€).

El Museo Thyssen Bornemisza, en Madrid, dispone de una cafetería, en la que se puede tomar un menú mediterráneo, en torno a los 15€; el restaurante el Mirador del Thyssen, ubicado en la azotea del antiguo Palacio de Villahermosa, que solo abre en verano. Su propuesta es cocina mediterránea creativa y el precio está en torno a 50€,

En el Museo Nacional de Arte Reina Sofía, no hace mucho que se instaló Arzábal, la famosa "neotaberna" ubicada frente al Parque del Retiro. Empieza su actividad desde el desayuno y se extiende hasta las 2 de la madrugada. Dispone de una excepcional terraza interior . En la barra se pueden degustar buenas conservas, sus croquetas fluidas de jamón o boletus, las anchoas con pan y y tomate o la ensaladilla rusa. Y en el comedor podemos optar por las patatas a la importancia con cigalitas, la hamburguesa, algún arroz, los chipirones encebollados o un guiso de alubias con almejas. Precio medio 35 a 50€.

El Restaurante Oleum está en el Palau Nacional del Museo d'Art de Cataluña, en Barcelona. Decoración moderna y elegante para una cocina mediterránea de raíces francesas, a un precio de entre 20 y 40€. Tiene un menú diario por 28,40€, con platos como los Raviolis de puerro, tofu y miso con crema de hongos y magret de pato o Arroz cremoso con jugo de gambas, rape y calamarcitos.

Una apuesta segura es el Restaurante La Sucursal en la primera planta del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM). Lleva el sello del cocinero Jorge Bretón, quien propone una cocina renovada con buena materia prima y técnica, fruto de una exhaustiva investigación. Son señalados su huevo en dos texturas, crujiente y líquido, con lascas de trufa o los arroces de "fessols i naps" o bogavante. Entre 55 y 75€.

El Musac es el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León y alberga el la cafetería Cidón y el restaurante Vivaldi, ambos en homenaje al que fuera uno de los mejores cocineros de la provincia y ya desaparecido, Carlos Cidón. Reivindica la calidad y diversidad de la gastronomía poniendo el acento en los productos castellano-leoneses. La cafetería es más informal, con hamburguesas, pizzas, bocadillos y en su carta más clásica del restaurante ofrecen un menú entre 30 y 40€ y un menún degustación en miniatura que cuesta 38€.

 

 

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. x