REPORTAJES

8 FEBRERO DE 2017

Valora este artículo

Por Alba García Cañadas

En invierno, es temporada de…

Como las calles y los paisajes, los escaparates del producto también cambian en invierno. Debido al frío, la huerta no se luce tanto como en otras épocas, pero merece la pena llenar la despensa con frutas y verduras que llegan únicamente ahora y que además están cargadas de nutrientes. No olviden que otros como las espinacas, las mandarinas o las peras (más propias del otoño) aún siguen en racha. 

1

ALCACHOFA

Probablemente es una de las hortalizas que más controversia levanta. Para algunos amarga, a otros les da respeto cocinarla y a muchos les gusta tanto que se la comerían cruda con un poquito de sal. Además de su versatilidad en la cocina, tiene toneladas de hierro y potasio. Recuerden que, una vez abierta, se oxida a la velocidad del rayo, por lo que conviene introducirla en agua fría con gotas de limón o una rama de perejil minutos antes de cocinarla.
Alcachofa
Trufa

TRUFA

O tuber melanosporum, según su nombre científico. Es un hongo que crece bajo tierra en simbiosis con las raíces de encinas, robles y avellanos. Su desarrollo coincide con la época más fría (desde finales de diciembre hasta marzo) en climas mediterráneos de media montaña, y se busca con perros especialmente entrenados. Las más conocidas son las del Périgord, en Francia, pero en España se dan de extraordinaria calidad en Teruel, Soria, Ávila, Huesca, Castellón, Cataluña y Guadalajara.
2
3

REMOLACHA

Hay que tener precaución al manipularla ya que todo lo tiñe de morado. Por lo demás, en su consumo son todo ventajas, ya que además de su sabor, algo dulzón y terroso, resulta una valiosa fuente de fibra y minerales. Es más popular en ensaladas, tanto por su raíz como por sus hojas tiernas, aunque también se puede asar o hervir para hacer cremas.
Remolacha
Cardo

CARDO

De la familia de la alcachofa, vive su mayor apogeo durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo, aunque ahora sigue estando en su momento óptimo. Esta planta silvestre se caracteriza por sus dientes y bordes espinosos que convierten su limpieza en una tarea trabajosa, pero el resultado merece la pena. Su sabor, con un matiz dulzón, y su textura, crepitante, no lo emparentan con ninguna otra hortaliza. Se puede consumir crudo, en ensaladas, pero su presencia es más habitual en guisos.
4
5

CIERVO O VENADO

Junto con otel jabalí y el corzo, es una de las piezas de caza mayor más valorada gastronómicamente. Puede comerse en guisos, turnedós, asados, salchichas, incluso en cecina. Su sabor recuerda al de la ternera, aunque es más intenso y perfumado, pero su carne en ocasiones puede resultar algo dura. Tiene un porcentaje muy bajo en grasa.
Ciervo o venado
Hinojo

HINOJO

Puede que por la falta de un recetario sólido que incluya este producto o por su sabor anisado, su consumo en España (en fresco) aún esté muy lejos del de otros países mediterráneos como Italia. Sin embargo, tanto su bulbo como sus tallos aromatizan cualquier preparación. Muchos productores de aceitunas lo utilizan, por ejemplo, para los aliños de encurtidos. Desde el punto de vista nutricional acelera la digestión de los alimentos grasos, por lo que es muy popular en las dietas de adelgazamiento.
6
7

KIWI

De origen asiático, empezó a cultivarse en España a principios de los años setenta. La mayor producción está en Galicia, concretamente en Pontevedra, donde se da un alto nivel de humedad que es lo que necesita este fruto. Además de su dulzor natural y una textura tierna que incluye pequeñas semillitas negras, destaca por su abundancia en vitamina C, proteínas, hierro, calcio y fósforo.
Kiwi
Escarola

ESCAROLA

El invierno es la edad de oro de esta verdura de hoja tan peculiar. A su aspecto espinado se suma su ligero sabor amargo que hace que contraste y emparente bien con frutas muy dulces. Aquí la preparamos sobre todo en ensalada con granada, pero en países como Italia, la cocinan en sopa y es uno de los platos más habituales de su mesa navideña.
8
9

NARANJA

Junto al limón y el pomelo es la fruta estrella del invierno. Aparte de su agradable sabor dulce, su jugosidad y ligereza, cuenta con abundante vitamina C, que es lo que necesita el cuerpo para hacer frente al frío de esta época. Se puede tomar en rodajas, en zumo y, por qué no, incluirla en recetas saladas como guarnición. Comprarlas directamente a productores levantinos es una garantía de calidad.
Naranja
Coliflor y brécol

COLIFLOR Y BRÉCOL

Otros clásicos de épocas frías. De la familia de las crucíferas, los mejores tienen sus flores apretadas y son firmes. Se pueden comer crudos o cocidos, aunque generalmente se cocinan al vapor para obtenerlos en su versión más delicada. Tienen un sabor tan particular que solamente condimentados con una vinagreta se pueden conseguir ensaladas deliciosas, aunque existen infinidad de recetas.
10

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. x